En una interna caliente, el fútbol argentino define su regreso a la actividad

La dirigencia mantiene diferencias: algunos pretenden que el juego se reanude a mediados de octubre pero contrasta con otros directivos que prefieren apoyarse en el Gobierno Nacional y las autoridades sanitarias.
  • El fútbol argentino define su vuelta con diferencias entre directivos.
    Foto: El fútbol argentino define su vuelta con diferencias entre directivos.
La cuarentena en Argentina se extendió hasta el 11 de octubre próximo, por la pandemia de coronavirus, y al mismo tiempo el fútbol local continúa postergado sin confirmación sobre su reanudación.

La actividad cumplirá para esos días casi siete meses sin desarrollo, y la incertidumbre va en aumento, debido a que en el resto de Sudamérica la acción es casi total. De los tres países que permanecen sin fútbol, Venezuela confirmó su retorno para el 14 de octubre, y Bolivia para noviembre.

Conmebol tampoco dio opción y la Copa Libertadores se retomó la semana anterior. La Asociación Argentina (AFA), mientras tanto, se divide entre los que pretenden que vuelva el juego, y los que son más precavidos y esperan que la situación esté controlada, y las autoridades sanitarias se encarguen de tomar la resolución final.

Líbero consultó a dos miembros del cuerpo directivo de la máxima entidad, y el contrapunto entre ellos fue muy claro. "Hay presiones de algunos clubes como Estudiantes de La Plata, Talleres de Córdoba, que quieren empezar. Otros como Argentinos y Lanús, que han tenido ahora varios contagios, tienen una actitud más prudente", explicó una de las fuentes.

En el sentido opuesto, otro dirigente resaltó: "La decisión de AFA es acompañar lo que diga el Gobierno Nacional. Si las cosas mejoran se puede arrancar en octubre, pero todavía no está decidido, hay que esperar y tener paciencia".
La complicación que tienen los planteles es que no han podido organizar encuentros amistosos. Los cinco que están participando de la Copa Libertadores, inclusive, arribaron a ese certamen sin la posibilidad de realizar un partido de preparación. El duelo que tenían programado, en ese aspecto, Estudiantes y Huracán para al sábado anterior fue cancelado.

Los directivos consideran que en el transcurso de esta semana puedan estar autorizados esa clase de partidos, y el fin de semana próximo algunos puedan jugar de manera amistosa. En el caso de que ello no ocurra, los interrogantes crecerán.

"Creo que no va a pasar de mediados de octubre. Estamos a menos de un mes de comenzar, el segundo o tercer domingo de octubre se tiene que reanudar la actividad. A partir de que se juega el partido de la Selección, que era lo que demoraba todo, porque suponíamos que no iban a entregar a los jugadores de Europa, no van a quedar más cuestionamientos. Aunque haya razones, va a tener que arrancar al otro domingo casi seguro", agregó la fuente que vislumbra un panorama más claro.

Y fue más allá: "Creo que estamos en un momento crítico de virus, pero no en la zona de Capital y Gran Buenos Aires. En esa parte vienen bajando los contagios. Por eso, luego de los partidos de las eliminatorias, va a ser difícil que por la presión que hay, sobre todo de la televisión, esto se siga demorando".
El formato del nuevo torneo ya está definido: habrá seis zonas de cuatro equipos. En primer lugar estarán los de mayor convocatoria -falta resolver un cabeza de serie entre Huracán y Vélez-; en segundo orden los del interior y capital; terceros serán los llamados del "interior-interior"; y los cuartos serán los de menor convocatoria. A partir de que se confirmó la doble fecha FIFA, no finalizará antes de enero.

Los grupos estarán conformados de dos enfrentamientos ante cada rival (uno de local y otro de visitante). A las seis jornadas se le sumaría una fecha de clásicos. Los primeros dos clubes de cada zona, se clasificarán a una segunda instancia que luchará por el título y la clasificación a la Copa Libertadores, mientras que los dos restantes se reubicarán para buscar el pase a la Copa Sudamericana.

Los equipos se volverán a dividir en dos grupos de seis en cada una de las competencias, y solo se enfrentarán una vez contra cada rival. La localía se definirá según los resultados de la primera etapa: aquellos con mejor ubicación jugarán tres encuentros en su estadio y dos como visitante. Los ganadores de las zonas que pelean por el título chocarán en una final, que además otorgará el pasaje a la Copa Libertadores.

Los otros dos líderes también jugarán entre sí, pero para luego definir la clasificación a la Copa Sudamericana, con un encuentro ante el perdedor del partido por el título.
Los que no están de acuerdo para que se desarrollen los clásicos son ocho clubes: Boca, River, Central, Newell's, Gimnasia, Estudiantes, Huracán y San Lorenzo.

El dirigente que marca prudencia dijo que la televisión, al contrario de su colega, no ejerce ningún tipo de presión para que vuelva el fútbol: "La televisión no presiona para nada. Yo considero que los clubes necesitamos empezar, pero tampoco ejercimos presión de nuestro lado".

Con respecto a las categorías de ascenso añadió: "El ascenso también tiene que arrancar, y como no tienen las mismas posibilidades que nosotros (Primera) se va dilatando todo. Ellos no tienen nada decidido, y cada categoría determinará de qué forma terminan los campeonatos".

La disputa por la reanudación del juego también mantiene las diferencias en el seno de la AFA, y si comienza finalmente la actividad durará entre dos y tres meses. El año próximo se tendrá que determinar finalmente de qué manera se desarrolla el certamen 2021, debido a que el de este año será por única vez.

Leer más sobre:

Etiquetas: AFA

También te puede interesar:

0

Enviar comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores. este sitio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina